Nosotros utilizamos cookies porque nos ayudan a entender a los usuarios que visitan nuestra página web con el fin de mejorarla y mejorar así nuestros productos, servicios y actividades de marketing.

Si el usuario continúa sin realizar ningún cambio en su configuración, asumiremos que acepta recepción de cookies en la página web de Yamaha. De todos modos, si lo desea, podrá modificar su configuración de cookies en cualquier momento. Si quiere saber más acerca de las cookies usadas en nuestra página web, cómo las utilizamos y sus ventajas, lea el apartado "Cómo usa Yamaha las cookies".

 

Nuestra Historia

Compartir

La primera motocicleta Yamaha

Genichi-KawakamiGenichi Kawakami, founding president Yamaha Motor Company Limited

Todo empezó cuando el presidente de Nippon Gakki (en la actualidad, Yamaha Corporation) Genichi Kawakami, aprovechó las instalaciones de mecanizado que se utilizaban en la producción de hélices de metal para aviación para desarrollar la primera motocicleta Yamaha. Se trataba de la YA-1, apodada “Aka-tombo”, “libélula roja”.

Con un capital inicial de 30 millones de yenes, 274 empleados y 2 fábricas monoplanta de madera con capacidad para producir 200 motocicletas al mes, la incipiente empresa se atrevía a enfrentarse a la competencia, voluntad que vendría a forjar el espíritu de desafío de la compañía. Yamaha introdujo la primera YA-1 en la carrera de ascenso al monte Fuji y la ganó. Desde entonces hasta ahora, nuestros empleados han avanzado con decisión de reto en reto, trabajando en equipo, compartiendo victorias y reveses.

Diversificación
1970_Yamaha_XS-1-actionYamaha XS-1 in action

El profundo conocimiento de Yamaha sobre la tecnología de dos tiempos condujo a la diversificación de la empresa en 1960 hacia el mercado de motores fueraborda. El 1970 fue testigo del lanzamiento de la XS-1 de 650 cc, la primera motocicleta Yamaha de 4 tiempos, y fue en esa década cuando la empresa se diversificó hacia la producción de una amplia selección de nuevos productos, entre ellos quads, coches de golf, generadores y robots industriales. En la década de los 80, esta tendencia se mantuvo con el desarrollo de motores de automóvil de altas prestaciones y vehículos acuáticos.