You are about to leave this website. Are you sure?

I agree, take me there

El origen del RAID, según Ricardo Masebeu.

El origen del RAID, según Ricardo Masebeu.

Ricardo no sólo ha participado en el anteriormente conocido como RALLY, es decir RAID en el mundo de la náutica. Si no que también ha sido ganador en varias ediciones

La primera edición se celebró en 1987 con embarcaciones de unos 3 metros, en aquel momento sin motos de agua. Era conocido como la Subida del Ebro, se salía desde Barcelona hasta llegar a Zaragoza. Algunas de las paradas eran en Cambrills, Delta del Ebro…

Ricardo nos cuenta que las etapas de subida al río eran bastante duras, se iba arrastrando la barca al subir las pendientes del río.

En aquel momento Difusión Náutica lo organizaba y era respaldado por algunas grandes marcas como Yamaha, Zodiac y Duarry. Patrocinar el evento ocasionó un empujón en las ventas

El ambiente en los participantes era muy ameno, muchos de ellos no se conocían. Otros eran del sector: Cruz Roja, Guardia Civil, Bomberos y algunos marineros.

Yo conocía a los organizadores del evento, eran del puerto en el que por aquel entonces trabajaba.- Nos cuenta Ricardo.

Cuando hablamos de un evento en el que sus participantes son neonatos el nivel de competitividad podría resultarnos abrumador, por ello le preguntamos a Ricardo cómo se vivió tal sentimiento en la primera edición.

Él nos cuenta, las etapas eran tan duras que recorriendo el mar desde Barcelona hasta el Ebro tomaban dos días de carrera. Íbamos con motores de 15 a 20 cv. Y el mar Mediterráneo tiene una ola no constante con variaciones térmicas, en ocasiones olas de hasta metro y medio. De manera que llegabas al río muy perjudicado, así que nos ayudábamos mucho, reparábamos juntos, e incluso había que remolcar a más de uno. Compartir la experiencia hizo que se crearan vínculos muy fuertes.

Hoy en día la competitividad no resulta un problema en tales eventos, como se plasma en los testimonios de aquellos que han participado en estos últimos años. Se trata de disfrutar de la náutica, el lugar, el compañerismo y algo de velocidad.

A continuación navegaremos por el crecimiento del evento con alguna que otra ola de subidas y bajadas. Haremos un breve repaso.

En la primera edición fueron unos 21 participantes, él número fue incrementando, siendo en la quinta edición unos 64 equipos, formados por dos personas por barca, además de quienes seguían el evento por tierra con remolques y caravanas. ¡Todo un show! – Nos cuenta Ricardo.

Otro aspecto que nos preocupa es el tema de la seguridad, de hecho se proporcionan detalles en el apartado número cuatro, ahora nos limitaremos a repasar cómo se abarcó en aquel momento.

Ricardo nos cuenta, la seguridad estaba muy limitada a los métodos de la época. No había teléfonos móviles, la comunicación era por radio. Tenías que llegar hasta el siguiente punto de encuentro sí o sí. En 1996 hubo un cambio importante, se introdujeron las motos acuáticas. El primer año para ellos fue duro y complicado. Las motos no estaban hechas a la dinámica del RAID por lo que hubo que hacer algunos ajustes en la seguridad para ellos.

El RAID estaba haciendo mella en la náutica cada vez con más avances, como el de las motos de agua. Sus aficionados querían estar a la altura a toda costa, por lo que muchos de ellos se entrenaban semanas antes e incluso acudían a otros eventos como el Rally de Galicia patrocinado por Yamaha, Nagasa y el Club Náutico de Vigo.

Aunque el auge y las ansias del RAID seguían presente la dureza del río, estaba muy contaminado, hicieron que la ruta se fuese modificando. Siendo en el año 2000 la última subida del Ebro.

Con el paso del tiempo factores como las medidas de seguridad fueron cambiando, de manera que la peligrosidad de etapas como la bajada de Barcelona al Ebro o la travesía de Barcelona Mallorca fueron descartadas de la competición. Dando lugar en 2004 a la primera edición del RAID de Mallorca, bien conocido como La Dragonera. Igualmente disfrutado pero menos arriesgado teniendo en cuenta los avances de la época en la que ahora vivimos y la cercanía a puerto.
 
Redactado por Esther Rodríguez Escalona.